viernes, 22 de septiembre de 2017

¿Qué mundo después de Amazon?

¿Qué mundo después de Amazon?

En el mundo actual el “homo economicus” suplanta al “homo politicus”. Tener es más importante que saber. Un saber en 144 caracteres. Por otra parte, la emoción (los emoticones) es más importante en las tomas de decisiones que la reflexión. Son muchos los que piensan que vivimos una americanización de la sociedad occidental, de una Europa declinante, a punto de convertirse en el museo del mundo, en una especie de geriátrico que acabará sumergido por la mano de obra de otros países que necesitará para mantener su opulento bienestar. Recientemente Régis Debray, en su publicación “Civilisation” reflexiona cómo hemos devenido americanos. (Gallimard, París, 2017), aunque es cierto que estos pronósticos se llevan haciendo desde hace décadas. Recuerdo cómo lo repetía el sociólogo Alberto Moncada, viniera o no a cuento, quién llegó a escribir dos libros sobre el tema, “La americanización de los hispanos” (1986) y “España americanizada” (1995), ambos editados en Plaza y Janés. Sin olvidar al ya clásico estudio de Oswald Spengler, “La decadencia de Occidente”, cuyo primer volumen se editó en 1918, hace casi un siglo.

En todo caso es evidente el peso del imperio americano. No solamente por la supremacía armamentística con 700 bases militares en los cinco continentes y con un presupuesto de defensa que se acerca a la suma de los de los demás países del mundo reunidos. Es que, además, en la era digital, EEUU controla el mundo tecnológico con lo que algunos denominan GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple). Así piensa, entre otros muchos, Yann Moulier-Boutang, economista nacido en Francia pero que enseña en Shanghái. Moulier-Boutang, que acuñó el concepto de renta básica universal, declara en una entrevista que “yo veo muchos de mis alumnos sin empleo, pero están todo el día trabajando gratis para las GAFA. Todos trabajamos para las GAFA sin cobrar y algunos hasta pagan por trabajar para ellas.”.

Millones de humanos dedican gran parte de su vida a generar dividendos para las GAFA. Les damos, gratis, lo que necesitan: nuestra vida y milagros, nuestros deseos, nuestras apetencias. Cada minuto que pasamos en pantalla es dinero para las GAFA. Se van apropiando de todos los signos que los humanos generamos en la pantalla: del presupuesto de una empresa al cumpleaños de la abuela. Cuanta más atención les prestamos, más datos les damos y más rentables son. Lo convierten en dinero, acompañándolos de publicidad viralizada, en información mercancía para su provecho o para venderla a otras empresas.

En Silicon Valley se encuentra, en realidad, el centro del poder del mundo que lo manejan, cada vez menos personas. Peter Berger escribe que “no es algo accidental que el Cinturón de la Biblia se solape con el Cinturón del Sol; la región más conservadora a nivel religioso de los Estados Unidos coincide en parte con una de las más dinámicas del punto de vista económico”. ¡Ah, la ya más que centenaria tesis de Max Weber sobre la relación entre la ética del protestantismo y el espíritu del capitalismo, resurge en plena era digital! Y, en ese Cinturón, está Silicon Valley.
De todos los GAFA, es Amazon el que tiene las perspectivas más halagüeñas a medio y, sobre todo, largo plazo. La empresa, que se introdujo en Bolsa en 1997, cuando su actividad se limitaba a la librería, ha subido desde entonces al rango de indiscutible número uno del comercio online, llegando incluso a convencer a sus competidores de que utilicen sus servicios. A esto ha sumado otro importante pilar de crecimiento al convertirse en una de las compañías líderes en nube, del mundo (cloud computing) y siempre busca nuevas actividades para imponer su liderazgo.
Según los expertos sus perspectivas de crecimiento son inmensas, sabiendo que el comercio electrónico sólo pesa 8% del comercio mundial. Todo lo contrario de Apple, Facebook y Google, cuyo negocio principal - los teléfonos inteligentes para el primero, la publicidad de los otros dos - muestran perspectivas de crecimiento limitado. Amazon puede laminar no solamente todo pequeño comercio (prácticamente ya no quedan librerías ni tiendas que vendan música grabada en EEUU) sino también grandes superficies de distribución. Desde enero 2017 se han cerrado, en EEUU, 138 boutiques de JC Penney, 68 en Macy, 54 en Sears. Amazon pretende convertirse en la "tienda de todo", la tienda que vende todo. Harrods planetario y a domicilio.
No quiero derramar lágrimas de cocodrilo, ni ser hipócrita. Yo también compro libros y música en Amazon. A veces porque es más barato, muy a menudo más cómodo, sobre todo cuando quiero hacer un regalo: en un click, sin moverme de casa, al día siguiente puedo poner un libro, a mil kilómetros de distancia. Además, todavía entre nosotros, sin cobrar nada el envío (En EEUU parece que ya hay que pagar si el producto cuesta menos de 35 Dólares). Pero hay más: muchos libros descatalogados me los encuentra Amazon. Un ejemplo: un libro de un profesor mío en Lovaina, que lo tenía perdido, editado el año 1954, lo encontré en Amazon. Pero no solo libros. Amazon acaba de comprar, el 28 de agosto pasado, por 13.700 millones de dólares (calderilla para Amazon), Whole Foods (la cadena de supermercados reputada por sus productos orgánicos). Y lo ponen, muy bien empaquetado, en la puerta de casa. ¿Quién puede seguir ese ritmo?
Algunas empresas lo intentan. Doy dos ejemplos de librerías que es lo mío. La Casa del Libro en Madrid intenta ofertas (no cobrar el IVA un día, no cobrar el gasto de envío otro, etc.) en un intento desesperado de no sucumbir al envite de Amazon. Otras abren los días de fiesta, en las zonas de marcha, donde anda la gente, cuando disfruta del ocio de los findes. Recientemente buscaba mi mujer un libro en euskera editado hace cuarenta años y lo encontró en Iberlibro, una franquicia internacional a la que se han adherido librerías de medio mundo. El libro en cuestión llegó desde Barakaldo, en una librería que lleva el delicioso nombre de “Almacén de los libros olvidados”. Les invito a que lo visiten.
No entiendo porque las autoridades mundiales permiten (aún en lo poco que pueden) semejantes monopolios que arrasan la vida ciudadana. Sin comercio de proximidad no hay vida social. Entre tanto solo se me ocurre que los pequeños comercios pongan el acento en el servicio: buen género, llevar las compras a casa, estar disponibles cuando el cliente lo requiera, unirse entre varios etc., y no sigo pues, con razón, me pueden decir aquello de “zapatero a tus zapatos”. Pero el mundo después de Amazon se me antoja muy triste y peligroso. ¡Donde ha quedado aquello de Schumacher, “small is beautifull”, frente al gigantismo que nos invade, nos destroza, y en el que, por unos céntimos de euro, caemos como tontos, y nos hacemos voluntariamente esclavos de los amos del mundo que saben todo lo que quieren de nosotros! Para su provecho, claro.

Texto publicado en DEIA y en Noticias de Gipuzkoa el 16 de septiembre de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario